lunes, 26 de septiembre de 2016

Moto Z…


Hay poco que diferenciar en cuanto al tipo de estructura que ofrece el Moto Z si lo comparamos con el G4 Plus, por ejemplo. Un aspecto que se debe gracias a la pantalla de 5,5” y el grosor de apenas 5,2 mm. Sin embargo, las distancias (lógicas) provienen gracias a la calidad del panel QHD, además de su fabricación de aluminio aeronáutico militar y acero inoxidable, que le dan un agarre bastante preciso y firme al equipo. Con respecto a su hardware, poco llamativo en cuanto a la novedad, pero no por eso menos potente: Un Qualcomm Snapdragon 820 con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, que son más que suficientes para hacer correr al teléfono y a Android, que como ha venido siendo la tónica con Motorola, presenta una interfaz limpia y muy cercana a lo que nos podemos encontrar en teléfonos como los Nexus (o posiblemente con los nuevos Pixels).

En su cámara, disponemos de un lente de 13 MP con estabilizador óptico de imagen y enfoque automático láser. Elementos que marcan la diferencia al momento de tomar una fotografía en condiciones naturales, como por ejemplo ante algún movimiento. Por su parte, la frontal es de 5 MP que resulta suficiente para el caso de alguna selfie. Moto Mods. Se trata de la opción de conectar módulos inteligentes intercambiables gracias a 16 pines magnéticos, y de los cuales en primera instancia podemos contar con los siguientes: Hasselbald True Zoom, que es una cámara con zoom óptico de 10x y flash de xenón, además de contar con un modo TAW; el JBL Soundboost, un parlante extra con una autonomía de 10 horas y que permite compartir audio con nuestro teléfono; el proyector Insta-SjareProjector, que otorga una imagen de hasta 70” y una autonomía de una hora; y el power pack, una batería extra de 2.200 mAh.




No hay comentarios:

Publicar un comentario